Contratos de prueba y contratos de capacitación inicial

El 1 de diciembre de 2012 entraron en vigor las reformas a la Ley Federal del Trabajo (LFT). Dichas reformas modifican las modalidades de los contratos de trabajo para flexibilizar las relaciones obrero-patronales (a decir de las autoridades).  Mucha gente entró en pánico y se hablaba de que a partir de las reformas el trabajador ganaría 8 pesos la hora o que los trabajadores perderían prestaciones, no se les pagarían aguinaldos, no habría antigüedad y otras calamidades. Pues bien, todo empieza con el siguiente artículo de la LFT:

Artículo 35. Las relaciones de trabajo pueden ser para obra o tiempo determinado, por temporada o por tiempo indeterminado y en su caso podrá estar sujeto a prueba o a capacitación inicial. A falta de estipulaciones expresas, la relación será por tiempo indeterminado.

Todo es prácticamente igual que en el mismo artículo antes de la reforma. Lo novedoso es que encontramos ahora que los contratos podrán estar sujetos a periodos de prueba o a capacitación inicial. Con esto último aclaramos que no es que existan contratos adicionales a lo que ya manejaba la ley sino que algunos de los contratos que ya estaban contemplados pueden estar sujetos a estos periodos.

Otro artículo de la LFT que nos interesa es el 39-A. ¿Qué nos dice el artículo? Básicamente lo siguiente:

– Que en las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado o que exceden de más de 180 días, se podrá establecer un periodo de prueba de no más de 30 días en los cuales se verificará si el trabajador tiene los conocimientos  y cumple los requisitos para desarrollar el trabajo. Quiere decir que no todos los contratos son susceptibles de un periodo de prueba.

-Este periodo de prueba podrá extenderse hasta 180 días siempre que se trate de puestos de trabajo de gerencia, dirección, administración, labores técnicas o profesionales especializadas. Hay que tener cuidado que si el trabajo que se desea no cae en este supuesto, no debe estar sometido a un periodo de prueba de más de 30 días.

– Durante este periodo el trabajador disfrutará del salario, la garantía de la seguridad social y de las prestaciones de la categoría o puesto que desempeñe.

– De no cumplir el trabajador con los requisitos el patrón a su juicio, podrá dar por terminada la relación laboral sin responsabilidad para este último.

En cuanto la relación de trabajo para capacitación inicial (esta sería la denominación correcta de los “contratos de capacitación inicial”), es el artículo 39 -B  donde se menciona y dice en su párrafo primero:

Artículo 39-B. Se entiende por relación de trabajo para capacitación inicial, aquella por virtud de la cual un trabajador se obliga a prestar sus servicios subordinados, bajo la dirección y mando del patrón, con el fin de que adquiera los conocimientos o habilidades necesarios para la actividad para la que vaya a ser contratado.

Qué otras cosas importantes vienen en este artículo:

– No hace mención a que se pueda aplicar a cierto tipo de contrato estipulado en el artículo 35 de la LFT, es decir que se entiende que esta relación de trabajo puede desembocar en cualquier tipo de contrato. Donde la ley no distingue nosotros tampoco.

– Tendrá una duración máxima de tres meses o en su caso hasta seis meses cuando se trate de trabajo de gerencia, dirección, administración, labores técnicas o profesionales especializadas.

– Durante este periodo el trabajador disfrutará del salario, la garantía de la seguridad social y de las prestaciones de la categoría o puesto que desempeñe.

– Al término de la capacitación inicial y de no acreditar, el trabajador, su competencia, el patrón podrá dar por terminada la relación de trabajo sin responsabilidad para este último.

Vienen dos artículos, importantes también que nos permitimos citar íntegros:

Artículo 39-C. La relación de trabajo con periodo a prueba o de capacitación inicial, se hará constar por escrito garantizando la seguridad social del trabajador; en caso contrario se entenderá que es por tiempo indeterminado, y se garantizarán los derechos de seguridad social del trabajador.

Artículo 39-D. Los periodos a prueba y de capacitación inicial son improrrogables. 

Dentro de una misma empresa o establecimiento, no podrán aplicarse al mismo trabajador en forma simultánea o sucesiva periodos de prueba o de capacitación inicial, ni en más de una ocasión, ni tratándose de puestos de trabajo distintos, o de ascensos, aun cuando concluida la relación de trabajo surja otra con el mismo patrón, a efecto de garantizar los derechos de la seguridad social del trabajador.

Con seguridad y para engañar al trabajador se le alegará que por ser “contratos de prueba” o de “capacitación inicial”, no se otorgará seguridad social, pero del artículo 39-C vemos que no es así de ninguna manera.

El artículo 39-B también nos muestra otra “astucia” en que los patrones seguramente caerán ya que no faltará el que alegará periodos de prueba simultáneos o nuevos, o después de un periodo de prueba uno de capacitación inicial, o alegará que por ser diferente el puesto hay que hacer nuevos periodos. Este artículo previene al patrón para que no se le ocurra verse inteligente y quiera aplicar varios de los periodos multicitados en una misma empresa.

El artículo 39-E, finalmente, nos dice que si al concluir cualquier de los periodos y subsista la relación de trabajo, esta se considerará por tiempo indeterminado.

Esperamos que esta información sea de ayuda y esperamos sus comentarios.

Leave a comment

Filed under Derecho Laboral

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s